Situación de los guionistas de cómic en 2022

Una de las preguntas a las que más veces me he enfrentado en esto de hacer tebeos es a la clásica: ¿se puede vivir de hacer cómics? Muchas veces, el entrevistador te adelanta que “ya sabe la respuesta” y que solo la hace para los “no iniciados” o para lectoras que no estén muy familiarizadas con las condiciones laborales de las artistas de las viñetas.

Pero, ¿ya se sabe la respuesta? ¿Se hacen estudios suficientemente profundos como para dar por hecho que NO se puede o que SÍ se puede vivir de hacer cómics? Pues la verdad es que no, que esos estudios no se hacen. Algunos llevamos reclamándolos desde hace años, pero parece que nadie está por la labor de dar su datos.

¿De qué nos servirían datos precisos sobre los títulos que más venden, los que menos, las condiciones de unas editoriales, las de otras? ¿De qué nos serviría, en definitiva, poder tener delante una radiografía del mercado? De mucho. Podríamos saber las obras que más funcionan, hacia dónde sería interesante que girasen las tendencias a la hora de crear, cómo funcionan las políticas actuales de promoción de los grandes grupos, de las editoriales independientes y de las microeditoriales. Sabríamos qué títulos venden más de diez mil ejemplares, cuáles venden apenas mil y cuáles no llegan ni a doscientos.

Responderíamos, además, algunas de esas preguntas que sobrevuelan siempre que varios profesionales se sientan en torno a una mesa en cualquier evento: ¿estamos en medio de una burbuja de sobreproducción? ¿Sirve de algo lanzar al mercado títulos muertos? ¿Costando lo que cuesta el papel, pagando lo que se paga a las autoras y con las estanterías de las librerías a rebosar, a quién beneficia lanzar títulos que venden ciento cincuenta ejemplares?

Mientras todos esos datos no se hacen públicos y se pueda estudiar el mercado en condiciones tan solo queda el ir poniendo parches y arrojando algo de luz de vez en cuando dentro de unas limitaciones evidentes.

Aquí no podemos ofrecer cifras de las macroempresas, eso está fuera de nuestro ámbito, pero sí que podemos preguntar acerca de la situación de los guionistas de cómic en España. Eso sí que se puede hacer y, además, tenemos la suerte de que han colaborado hasta 52.

Quizás parezca una cifra pequeña, pero no lo es en absoluto, ya que la encuesta iba dirigida a autoras que hubiesen publicado como guionistas en 2021 en España y hubieran recibido remuneración por ello. No voy a dar nombres porque no es necesario, pero sí que puedo decir que la han cubierto varios de los guionistas más importantes del país y que cuentan con una gran trayectoria dentro y fuera de nuestras fronteras.

La encuesta consistía en nueve preguntas a las que responder con alguna de las opciones disponibles y dos más en las que se podía desarrollar una respuesta y en las que hubo comentarios muy interesantes.

Dicho todo esto, vamos con los datos.

Primer bloque de preguntas

Las dos primeras preguntas se referían a si los encuestados habían trabajado solo para una editorial o para varias y si dentro de esas varias editoriales las había solo españolas o también de mercados foráneos como el francobelga o el estadounidense.

Así, a la pregunta: «En el año 2021 ¿trabajaste escribiendo guiones de cómic para una sola editorial de cómic o para varias?» el 50 por ciento dijo haber trabajado para una única editorial, casi un 40 por ciento para entre una y tres y solo el 10 por ciento para más de tres.

Asimismo, a la pregunta: «En el año 2021, ¿trabajaste escribiendo guiones de cómic para alguna editorial extranjera?» más de un 72 por ciento respondió que NO, poco más del 20 por ciento declaran haberlo hecho para el mercado francés y el resto para el mercado estadounidense.

Segundo bloque de preguntas

La tercera y la cuarta pregunta iban referidas al total de ingresos de los guionistas y si pueden considerar la escritura de cómics como su principal fuente de ingresos.

De esa forma, cuando se les preguntó: «¿Es la escritura de guiones para cómic tu fuente principal de ingresos?» un poco menos de un 7 por ciento respondieron que SÍ, mientras que algo más del 93 por ciento respondieron que NO.

Ante la siguiente cuestión que formulaba: «¿Cuántos fueron tus ingresos por escribir guiones de cómic en el año 2021?» poco más de un 51 por ciento aseguraron haber percibido menos de 1000 euros en total por todos los trabajos que hubiesen publicado, algo más de un 17 por ciento obtuvo entre 1000 y 3000 euros, un porcentaje igual al de los que declaran haber ingresado más de 5000 euros, dejando apenas un 13 por ciento para los que dicen haberse embolsado entre 3000 y 5000 euros.

Tercer bloque de preguntas

Aún con cierta relación con el bloque anterior, las siguientes cuatro preguntas se referían a la cantidad de ingresos obtenidos por las guionistas sumando todas sus actividades laborales, a la forma de declarar los ingresos derivados del cómic, al sector en el que se encuentra su actividad principal cuando no es el cómic y a la forma en la que reparten los ingresos obtenidos por la elaboración de un tebeo con el resto del equipo creativo.

De este modo, a la pregunta «Sumando los ingresos de todas tus actividades ¿cuáles fueron tus ingresos en el año 2021?» más de un 27 por ciento respondió haber recibido más de 24000 euros, poco más de un 24 por ciento recibió menos de 6000 euros y el resto se lo reparten entre el casi 7 por ciento que ingresó entre 8000 y 12000, un 3 por ciento entre 12000 y 15000, poco más de un diez por ciento entre 15000 y 18000, un 17 por ciento entre 18000 y 21000 y por último un 10 por ciento entre 21000 y 24000.

Cuando se les realizó la pregunta: «A la hora de escribir cómics en España, ¿cómo declaras los ingresos obtenidos?» un amplio 48 por ciento respondió ser trabajador por cuenta ajena en otro sector y emitir una factura tras darse de alta como retenedor impuestos en la Agencia Tributaria (IAE). Casi un 27 por ciento dijeron ser trabajadores autónomos y el resto se reparten entre el casi 14 por ciento que dice no declarar los ingresos obtenidos y respuestas puntuales y anecdóticas como la de no declarar nada porque no es necesario o presentar una factura sin darse de alta en ningún sitio por ser un trabajo ocasional.

En la siguiente pregunta se les planteó: «Si la escritura de guiones para cómic NO es tu fuente principal de ingresos ¿en qué sector se encuentra tu actividad principal?» y las respuestas indican que claramente hay tres respuestas principales. Compartiendo igual porcentaje, un 20 por ciento, están el sector de la administración y el sector de la educación, seguido de cerca, con un 16 por ciento, por el de la cultura y por el sector servicios con un 12 por ciento. A partir de ahí hay multitud de respuestas diferentes que nos hablan de ámbitos como la hosteleria, las empresas de telecomunicaciones, la atención al cliente, etcétera.

En la última parte del bloque se pregunta: «A la hora de repartir los ingresos obtenidos por la elaboración de un cómic con el resto del equipo creativo ¿cómo realizas ese reparto habitualmente?» a lo que un casi 60 por ciento responde la opción de un 30 por ciento para el guionista y un 70 por ciento para el dibujante, seguido por poco más de un 17 por ciento que dicen repartir a partes iguales y un 13 por ciento que reparten en proporción de 60/40.

Último bloque

La última parte de la encuesta consistía en dos preguntas para desarrollar la respuesta de forma libre.

La primera de ellas planteaba: «A la hora de presentar una propuesta a una editorial ¿qué criterio sigues para priorizar unas por encima de otras?» y hubo varias respuestas muy similares. Entre lo más repetido se encontraban la propuesta económica y una buena perspectiva en cuanto a la promoción de la obra una vez que entre en el circuito de distribución. También se insiste bastante en el trato con la editorial en el pasado. Aquellas guionistas que dicen haber sido bien tratadas prefieren repetir con una misma editorial antes de buscar una diferente y, por contra, aquellos que no se han sentido respaldados prefieren buscar un espacio en el que sentirse cómodos.

Además de estas, también hay menciones a la línea editorial, a la capacidad de llegar a lectores de fuera del ámbito del cómic o a la costumbre de organizar firmas, charlas y eventos con autores de forma periódica y constante.

La segunda de las cuestiones decía: «¿Cuál consideras que es el mayor problema a la hora de ser guionista de cómics en España?»

Aquí sin duda la respuesta más veces repetida gira en torno al mismo concepto: la precariedad. Muchos de los encuestados insisten en la idea de que el pago por escribir guiones de cómic en España es insuficiente con relación a la cantidad de trabajo que supone.

Además, son varias las veces que se menciona la preocupación del incremento anual de lanzamientos y que condiciona la duración de las novedades provocando una vida aún más corta de los títulos y una competitividad feroz que convierte en invisibles gran cantidad de obras.

También se hace mención al desigual reparto de royalties que deja en último lugar a las creadoras, lo que supone un doble perjuicio, cobran muy poco por hacer la obra y son las que menos reciben de las posibles ventas.
Otras respuestas mencionan la necesidad de tener que buscar trabajo más allá de nuestras fronteras como la única vía económicamente factible. Por último también se incide en una falta de profesionalidad alarmante en el sector.

Conclusiones

No quisiera extenderme demasiado elaborando párrafos y párrafos en los que se explique pormenorizadamente cada uno de los problemas que, según los resultados de la encuesta, tenemos en el sector. Creo que es mucho más ilustrativo lanzar algunos titulares y que quien los lea los interprete como considere.

1.- La escritura de guiones de cómic es la fuente principal de ingresos para el 7 por ciento de los guionistas. Un 93 por ciento debe compaginarla con otra profesión. Los guiones de cómic en España se escriben en el tiempo libre que deja la actividad principal.

2.- Más de la mitad de los guionistas, un 56 por ciento, desarrollan su actividad principal en la administración, la educación o el ámbito cultural. Más de un 55 por ciento cuentan con unos ingresos anuales por encima de los 18000 euros (más de un 27 por ciento por encima de 24000). Un 31 por ciento está por debajo del salario mínimo interprofesional. Un 24 por ciento quedaron por debajo del umbral de la pobreza.

3.- La gran mayoría de los guionistas de cómic en España no se dan de alta como trabajadores autónomos, algo que solo hacen un 27 por ciento. El resto facturan a través de darse de alta como retenedores de impuestos (un 47 por ciento) o directamente no declaran los ingresos que les genera el cómic (casi un 14 por ciento).

4.- Los grandes problemas detectados por las autoras dentro del sector tienen que ver con la precariedad, la visibilidad, la promoción y la vida útil de los títulos que se lanzan al mercado.

Para terminar todo esto de forma más o menos positiva me gustaría apuntar un par de cosas. Aunque el porcentaje de gente que puede dedicarse al cómic a tiempo completo es muy bajo, sí que al menos existe una pequeña posibilidad.

Además, el ambiente asociativo y colaborativo creciente de los últimos años provoca que cada vez se hable y se discuta más sobre la manera de combatir la precariedad aunque sea con pequeños pasos. Eso da algo de esperanza para una mejora de la situación en el medio plazo y parece dejar claro que existe cierta voluntad de mejora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s