Historieta larga vs. historieta corta

Hola. Soy Mannfred y hoy os voy a hablar sobre algunas diferencias entre la historieta corta y la historieta larga.

Ah, pero ¿tan diferentes son según su extensión?

Veamos, evidentemente cualquier historia, larga o corta, va a necesitar un guion y cualquier guion va a necesitar una estructura. En principio una estructura es algo tan sencillo como tener un plan: ¿dónde y cómo empieza? ¿Quiénes son mis personajes? ¿Qué les sucede y cómo resolvemos su historia de forma que el lector tenga una sensación de plenitud, de satisfacción? Así que tanto una historia larga como una corta contienen elementos comunes como los personajes, los diálogos y las acciones, el conflicto que da pie al relato…

Pero a la hora de plantear una historia corta debemos tener en cuenta la limitación que el formato nos está imponiendo. El conflicto se plantea muy rápidamente, tal vez en la primera o segunda página. Con la misma fluidez se presentará a los personajes, dando suficientes pistas como para interesarnos por ellos en poco tiempo. El nudo y el desenlace vienen a continuación. Aún pudiendo contar el relato a un ritmo pausado, la acción debe fluir. Si es que queremos acabar en unas pocas páginas.

Entonces ¿Qué crees que necesita una historia corta para funcionar?

Capacidad de síntesis, para empezar. Es evidente que en ocho o diez páginas va a ser muy complicado desarrollar un universo o unos personajes en su totalidad. Pero no es del todo imposible, si tenemos capacidad de síntesis. O dicho de otra manera, si sabemos sugerir más que explicar. Una de mis primeras historias cortas en ser publicadas, Laberinto, contaba con diez páginas. La premisa era la siguiente: un detective es contratado por un hombre adinerado, Arthur Finchley, para encontrar a su hermano, un intelectual cuya pista se pierde en un edificio propiedad de la familia en Harlem. Esta historia, por cierto, está basada en la historia real de los hermanos Collyer de Nueva York y que os invito a descubrir.

El caso es que durante esas diez páginas teníamos a dos personajes importantes, pero solo uno de ellos, el detective, estaba realmente presente en la historia. ¿Y el otro personaje, Walter, el hermano desaparecido? Lo que sabíamos de él era a través de sus escritos, que solo eran mencionados vagamente por el detective a medida que iba siguiendo su rastro por el edificio. Pero al mismo tiempo eran lo que marcaba el progreso del protagonista en las páginas centrales. No solo eso, daban pistas sobre la propia evolución de Walter Finchley aunque fuesen meras pinceladas. Sin necesidad de diálogos o transcripciones, solo mediante las reflexiones en off del protagonista.

Después de su publicación leí un comentario sobre esta historia que me dio mucho que pensar: un compañero guionista opinaba que las diez páginas se quedaban cortas para lo que podría dar de si esta premisa.

Fragmento de una página de Laberinto
Fragmento de una página de Laberinto

¿Y cómo te plantearías Laberinto si fuese un proyecto de larga extensión?

Una historia larga – pongamos, desde un álbum BD de 48 páginas hasta una novela gráfica de 120 o más – necesitará un trabajo previo de planificación, por lo general a través de una serie de pasos como las ideas iniciales, la sinopsis, el argumento o la escaleta. A ello le sumamos el trabajo de diseño de personajes, dándoles una personalidad definida que justifique su comportamiento en cada situación.

Con un gran número de páginas por delante tendremos margen para crear nuestro universo, nuestra visión sobre los temas que serán tratados, para elaborar diálogos y escenas de acción. Podremos incluso permitirnos combinar distintos tempos en la historia, variar el ritmo, entrar en profundidad en la temática…

Si hubiese tenido un mayor número de páginas por delante habría empezado por consolidar su argumento, teniendo clara su división en varios actos o los momentos en los que la trama da un vuelco en otra dirección. También habría descrito con cierto detalle a cada personaje, buscado documentación sobre época, localizaciones o personas. Y, por supuesto, estaría trabajando la temática de mi relato – como por ejemplo, si cruzar ciertos límites es buena idea aunque sea por un bien mayor – a través de los sucesos y los diálogos. Y teniendo en cuenta que Laberinto sucedía principalmente en el interior de un edificio y solo con un personaje en acción, tal vez me hubiese hecho esta pregunta: ¿funcionará si trabajo exclusivamente con un personaje o debería buscar la manera de introducir a otros en la historia?

Es decir, que todo eso que cuentas no se puede conseguir en una historia corta…

¡Ni mucho menos! Pero mientras en un formato largo puedes centrar tu atención en ciertos aspectos, en uno corto tendrás que decantarte por otros.  Tal vez tengas que trabajar muy bien la ambientación, o construir un relato mediante flashbacks, o introducir a un narrador o voz en off que guíe la lectura, o conseguir un final sorpresa o…

¿Final sorpresa? ¡Cuéntame más!

Yo pienso que a menudo un final sorprendente, sobre todo en el género fantástico o de terror, ayuda a conseguir una lectura satisfactoria cuando se trata de una historieta corta. Cierra la historia con un pequeño subidón, digamos.

No vale para todos los géneros ni para todas las historias, pero hay que tener algo en cuenta: en un guión de mayor extensión el desenlace ocupa las páginas finales, es el conjunto de escenas que ofrecen una resolución a lo que hemos contado antes. Un conjunto de escenas implica utilizar más de cuatro páginas para esta parte final, y eso en una historia corta va a ser bastante complicado.

Así que, en según qué casos, lograr un final impactante, abierto o cerrado, que pille al lector por sorpresa puede ser un buen recurso para mantener despierto el interés una vez que la experiencia de lectura ha concluido. Por otra parte, pienso que tal vez Laberinto hubiese tenido un desenlace aún mejor si fuese un álbum largo donde pudiera explayarme en dicha parte final.

Pero eso, amigos, es otra historia.

Hablando con Angux

En escribiendocomics.com estamos empeñados en acercarnos todo lo que podamos al mundo del guión de cómic. Para ello hemos creado esta sección de entrevistas a la que hemos llamado: “Hablando con” y que abrimos con Angux.

Angux es el nombre artístico de Juan Manuel Anguas, un guionista nominado como autor revelación en el último Salón del Cómic de Barcelona con su primer álbum: ‘Avery’s Blues‘, publicado en Francia por Steinkis y en España casi a la vez por Dibbuks y que consiguió la nominación a mejor obra nacional en los mismos premios.

En los últimos tiempos también ha participado en el álbum colectivo ‘De Muerte‘, publicado por GP Ediciones y nos consta que ya está embarcado en la creación de nuevos proyectos.

entrevista cómic Angux
Angux. Guionista.

Como guionista, Angux es un tipo al que le gusta contar, le gusta sorprender y le gusta crear historias muy humanas. Como compañero es cercano, dispuesto a escuchar y a echar una mano.

Para arrancar nuestras entrevistas le hemos sometido a una larga e intensa batería de preguntas que arranca así:

En ‘Avery’s blues’ nos cuentas como un joven guitarrista está dispuesto a pactar con el Diablo para conseguir sus metas. ¿Cómo surge la idea de hacer un cómic a partir de ahí?

Bueno, siempre recurro a escenarios ya fabricados por la propia historia para dar rienda suelta a lo que quiero contar. En este caso fue haciendo un pequeño artículo sobre la leyenda del diablo que gira en torno a los pioneros del blues. Ahí me surgieron varias preguntas que ponían en duda la leyenda (como por ejemplo: para qué quería el diablo este tipo de almas que tendría en poco tiempo, ya que la mayoría de los jóvenes negros de aquel tiempo se movían, debido a la marginalidad a la que el hombre blanco les condenaba, demasiado cerca del alcohol, la violencia, etc…) y otras preguntas como la necesidad que parece que tiene el hombre por que su recuerdo permanezca, por dejar su impronta en la vida, por eternizarse de alguna manera…y, bueno, de esas dudas nace ‘Avery’s blues’.

Al ser un escenario muy reconocido y frecuentado por todos, es más sencillo describirlo ya que parte de esta descripción está en el propio cerebro del lector… Mis guiones, la verdad, son poco descriptivos y que el escenario esté ya creado en parte, es una ayuda muy importante para mí porque puedo atender a otras cosas que me interesan más como guionista, e incluso me divierten más que describir un escenario.

¿Desde que surge la idea, cómo trabajas para convertirlo en un argumento?

Pues dándole muchas vueltas, escribiendo y reescribiendo. Tachando… creo que lo más complicado de aprender en esto de escribir no es tanto a escribir. Es muchísimo más complicado aprender a borrar.

Luego, bueno, podría hablarte de algo que hago que quizás no lo hagan otros guionistas. Yo necesito conocer a los personajes que voy a trabajar y su entorno y me gusta mucho escribir pequeñas historias cortas en torno a ellos. Algunas escritas, otras solo pensadas, pero que me ayudan mucho a conocer a los personajes y el terreno donde van a pisar. En esto gasto gran parte del tiempo que empleo en imaginar una historia, pero pienso que luego me ayuda a ir más rápido.

Ya con una escaleta ¿En qué te fijas más a la hora de trabajarla? ¿Cómo la mejoras?

En mi caso me cuesta mucho crear la tensión necesaria. Con ayuda de lectores externos o el propio dibujante intento mejorarla creando tensión y utilizando las distintas “normas” del guion de forma que funcionen. Luego, aparte, en mi caso las procuro mejorar poniendo mucho énfasis en mejorar a los personajes y tratar de darles una profundidad y una necesidad en la historia, que necesiten vivir esta aventura por algún motivo.

¿Buscas lectores en fases previas? ¿Qué extraes de lo que te dicen en esta fase?

Sí. Necesito lectores. Y necesito hablar de la historia con ellos. No tanto para que mejoren parte de la historia (que a veces pasa) sino para ir construyéndola yo. A medida que la cuento, caigo en las partes más flojas y que necesitan mejoras. Quizás el detonante se quede flojo, o no exista la crisis final… yo qué sé… Quizás sea algo atípico también, pero mis historias crecen a medida que las voy contando, porque voy estructurándolas de nuevo, aportando ideas donde faltaban.

¿Te enfocas más en diseñar la trama o los personajes? ¿lo tratas todo como un conjunto?

Todo como un conjunto. No entiendo una parte sin la otra. Para que fluya la trama de manera natural, hay que darles fuerza a los personajes y al revés. Al menos yo, si noto que cojea en alguno de estos sentidos, me da la sensación de estar fallida. A ver, tenemos la extensión que tenemos para contar nuestra historia y no se les puede dar a todos los personajes la misma profundidad. Hablo naturalmente de los protagonistas, ya sabes.

entrevista cómic Angux
Portada de la edición española de ‘Avery’s blues’

Una vez terminado el trabajo previo ¿cómo afrontas la escritura del guión? ¿Elaboras primero un guión literario? ¿Vas directamente al guión técnico?

Una vez que ya tengo la sinopsis detallada, donde cuento todo lo que sucederá en el libro, hago la escaleta detallando las escenas y lo que sucederá en cada una de ellas y cuantas páginas ocupará, voy directamente al guion técnico.

¿Cómo te enfrentas a la narrativa de cada página? ¿Haces storybards?

No siempre. Casi nunca de hecho. Y cuando los hago no creo que se puedan llamar ni storyboards sin intención de insultar a nadie jajajaja. De todas maneras yo en el guión técnico no soy muy descriptivo. Solo indico ideas que me parecen buenas en cuanto al punto de vista desde el que el lector verá el dibujo y suelo indicar igualmente si la viñeta es apaisada, tres cuartos de página, etc… pero todo ello expuesto a cambios con las ideas y visión del dibujante, que lo suyo es que a su vez lo muestre en el story y se hable.

¿Cuánto cambia la escaleta al transformarse en guión? ¿Eres muy estricto a la hora de mantener el trabajo previo o lo modificas sin problema?

Siempre surgen cambios y formas de abordarlos. Luego, además, los cambios que propone el dibujante también los acepto de buen grado si creo que mejoran la historia. Pienso que uno no debe cerrarse a nada ni a ningún cambio. Nuestro trabajo es hacer la mejor historia posible y no creo que se pueda conseguir con el cerebro cerrado.

En escaleta puede parecer que controlamos la medida exacta del libro, pero cuando se llega al guión ¿la cosa cambia mucho?

Hombre, pues no debería porque aquí sí hay intereses editoriales detrás si te pasas del número de páginas que ellos pueden delimitar. Pero lo que si es normal es que si vas muy justo tengas que remodelar nuevamente la escaleta a fin de conseguir cerrar el álbum en las páginas acordadas sin que la historia sufra por ello. Pero eso también es nuestro trabajo, ¿no?

¿Cómo planteas el relato a la hora de escribir? ¿prefieres escribir escena por escena, página por página? ¿escribes siempre por orden cronológico?

Yo siempre y hasta el momento he escrito en orden cronológico. Entre otras cosas porque voy avanzando según el dibujante también lo va haciendo. Pero como soy muy caótico, no descarto nada para futuros trabajos jejeje.

¿Cuánto tiempo te llevó escribir ‘Avery’s blues’? ¿Cómo te organizaste en ese tiempo? ¿Dedicas unas horas concretas o vas escribiendo en cuanto tienes un rato para ello?

Como sabes yo tengo un trabajo que es de donde saco el pan para mí y para mi familia. Así que, en mi caso y de momento, saco el tiempo de donde puedo… y a veces es complicado…

¿Trabajas con algún programa o aplicación que ayude a la hora de escribir?

Trabajo con Celtx, un programa de escritura de guiones. Me ayuda bastante porque indica en todo momento los pasos a seguir haciéndote más sencillo el caminar. Hay muchos otros, por lo visto, y hay quien escribe en el word tradicional, supongo que es dar con el que a cada uno le venga bien y se acostumbre. Celtx es un programa muy completo de ayuda a la escritura. Yo creo que no le saco todo el partido que debiera, pero aún así me hace el trabajo mucho más sencillo.

¿Prefieres un dibujante que se involucre en cada escena sugiriendo ajustes o modificaciones o prefieres llevar tú todo el peso de la historia y quien dibuja todo el peso de la parte gráfica?

Prefiero que el dibujante se involucre, aporte ideas, etc… siempre serán bien recibidas si creo que benefician a la historia. Luego les doy forma y andando.
De hecho Núria aportó ideas a ‘Avery’s blues’ y tengo la sensación de que consiguieron mejorar mi guión. En cuanto a la parte gráfica, pues de la misma manera, si el guionista ve algo a mejorar, pues se dice. Pienso que el dialogo y compresión es importante a la hora de trabajar en equipo. Aún así, entendiendo que la decisión final la tiene cada uno en su terreno, creo que es muy positivo que cada uno aporte lo poco o mucho que pueda en la parcela de su compañero a fin de que la historia quede lo mejor posible.

¿Cómo llegaste a colaborar con Núria? ¿Cuándo y cómo le ofreces el guión de ‘Avery’s blues’?

Vi sus dibujos en facebook, me parecieron increíbles. Sinceramente creo que jamás he visto dibujos que expresasen tanto de alguien tan joven, y le propuse colaborar en dos historias. Una corta para el colectivo ‘De Muerte’ que editó GP Ediciones y ‘Avery’s blues’.

Detalle del interior.

¿Cómo ibais organizando el trabajo, por páginas, por escenas?

Además de buena dibujante, Núria es muy rápida. Yo le mandaba el guión técnico de 15 páginas, ella me mandaba el story y luego empezaba a dibujar. Recuerdo que según iba recibiendo sus dibujos, sus páginas, me quedaba perplejo y con una sonrisa muy idiota en la cara (creo que me la he podido quitar, pero no estoy seguro al 100 % si lo he conseguido o se ha cronificado). Recuerdo pensar cómo las letras que yo le mandaban se convertían en arte después de pasar por sus manos. Esto me ha pasado con Núria y con el resto de dibujantes con los que he trabajado. Ese momento de recibir las páginas es un regalo.

‘Avery’s blues’ es tu primer libro y conseguiste editarlo en Francia sin haber pasado antes por el mercado nacional. A mí me han dicho que eso es saltarse unas cuantas fases ¿Cómo se consigue algo así?

Pues ni idea, jajaja. De verdad que no lo sé. ‘Avery’s blues’ y una historia anterior que estuve intentando mover, fueron diseñadas exclusivamente para tratar de venderlas al mercado francés.

Steinkis fue quien finalmente se hizo con los derechos de Avery’s Blues para Francia. ¿Fuiste directamente a ellos? ¿probaste en alguna otra primero? ¿tenías varias ofertas?

Teníamos varias ofertas pero ninguna en firme. Yo salía de una experiencia negativa con un anterior proyecto que parecía que se iba a editar y a última hora la editorial interesada decidió no hacerlo después de hacerme trabajar en varios cambios. Así que  no quería que me volvieran a marear. Steinkis hizo su trabajo muy bien. Fue rápida en ponernos el contrato encima de la mesa y se llevaron el gato al agua gracias principalmente a esta rapidez y a que llegamos a un acuerdo que a ambos nos gustaba.

El anuncio de Dibbuks para sacar el tebeo en España, fue casi inmediato ¿teníais algún acuerdo previo?

No. Conozco a Ricardo, editor de Dibbuks, de hace bastante tiempo, pero no habíamos hablado de ello. Por lo visto, había varias editoriales españolas interesadas en hacerse con los derechos de ‘Avery’s blues’ en España. Supongo que Dibbuks apostó por él y se lo llevaron. En lo que a mí respecta perfecto porque la edición ha sido bastante cuidada. Alguna cosilla a mejorar en la segunda edición, si llegamos, pero estoy muy contento con la edición y, sobre todo y algo a valorar y que a veces se nos olvida, el trato humano de Dibbuks .

¿Qué necesita un dossier para funcionar en el mercado francés? ¿Qué llevaba el dossier de ‘Avery’s blues’?

Pues parece que voy a decir una perogrullada, pero necesita una buena historia, contada de forma que enganche al editor y, sobre todo y ya que nos movemos en un mundo muy visual, un buen dibujo. Mejor que bueno a poder ser.
Y, por supuesto y principalmente, mucha suerte.

Ah. También ayuda una buena presentación y aquí nos ayudó mucho Sandro Mena, de Spaceman. Que me echó una mano con ella y mejoró bastante la presentación inicial dándole a esta un aspecto mucho más profesional y un mejor acabado.

Nuestro dossier incluía una sinopsis corta. Una larga en la que detallábamos todo lo que iba a suceder en la historia. Tres páginas a color y con acabado final y algunas más en blanco y negro.

Breve interrupción de la entrevista: para dejar todavía más claro todo esto, Angux nos ha preparado un maravilloso documento titulado Montando un dossier de venta en el que tomando como ejemplo el dossier de ‘Avery’s blues’ va detallando paso a paso las fases que se deben seguir para tener un gran dossier que enseñar a los editores. Desde aquí no podemos más que darle infinitas gracias por ello e invitaros a todos a pasar a nuestra biblioteca para que lo consultéis tantas veces como queráis. 

¿Cómo se afronta el entrar de buenas a primeras en un mercado tan amplio?

Pues te podría decir que con una mezcla de muchas cosas: sorpresa, ilusión… para mí supuso llegar a una especie de meta que se me resistía y que quería cruzar. Muy ilusionante todo.

¿Cómo fue tu relación con Steinkis? ¿Hasta dónde intervienen en la obra? ¿Tuviste libertad creativa? ¿Te sugirieron modificaciones?

Nosotros hablábamos con un editor externo: Emmanuel Prouts. La verdad es que nos pidió muy pocas modificaciones y el trato fue bastante correcto y formal. Creo que les gustó lo que íbamos mostrando y casi todo fueron siempre buenas palabras y confianza por su parte tanto en el dibujo como en la historia.

‘Avery’s blues’ ha tenido cierto éxito en cuanto a que ha tenido muy buena acogida por la crítica, por el público y varias nominaciones. ¿Cómo se ve esto desde la editorial? ¿Se muestran receptivos para que les envíes más trabajos? ¿Te han propuesto contar contigo para más cosas?

Emmanuel sí se ha puesto en contacto varias veces conmigo para que envíe más trabajos. Y le llegarán claro ¡cuando tenga! (creo haber dicho ya que voy a mi ritmo, jejej)

En cuanto al tema de nominaciones y demás… Varios amigos me han hablado de que en la editorial están contentos con como ha funcionado ‘Avery’s blues’ en este sentido, pero la verdad es que a mí nunca me han dicho nada. De todas maneras, lo único que puedo reclamar a Steinkis es habernos movido más por Francia (a Núria principalmente, en calidad de dibujante) para promocionar de esta forma más el tebeo… pero…

entrevista con Angux escribiendo cómics
Otro detalle.

Por lo que he ido viendo, en Francia han salido varias reseñas muy positivas de ‘Avery’s blues’ y en España estuvo nominado como mejor cómic del año para los premios del Salón del Cómic de Barcelona. Eso supone, sin duda, que se ha hecho muy buen trabajo, pero ¿cómo influye estrenarse así? ¿sientes que ahora vigilarán con lupa cada cosa que hagas? ¿Temes que exista la vitola de “el primero fue mejor”?

Sííííí. Hay cierto miedo a esto que mencionas. Entre otras cosas porque hay mucha gente que espera que hagas algo similar y, aunque claro está que cada uno tenemos una forma de escribir que se puede reconocer, me gusta cambiar de escenario y visión con cada cosa que imagino. Hay cierta presión en hacer algo que pueda depararnos tantas buenas palabras como Avery’s, pero te voy a decir una cosa, a pesar de que pueda entenderse lo contrario: esto no está en nuestras manos y es mejor, por tanto, no pensarlo demasiado… a ver si puedo, jejejeje.

Además de la nominación a mejor obra, también conseguiste estar nominado como autor revelación en los mismos premios. Desde que conozco esos premios no recuerdo haber visto a un guionista nominado en solitario en esta categoría. ¿Cómo te tomaste la noticia? ¿Crees que algo así ayuda a toda la profesión?

Pues no sé si ayudará, la verdad. No creo que tenga la experiencia necesaria para ser la bandera de nada y creo que esta vez ha sido algo circunstancial. Pero te voy a decir más y partiendo de la base de que Javi Rey y su Intemperie, para mí, fue la obra que más se lo merecía de todos los que estábamos nominados. Aún así, creo que de haber salido nominada Núria en mi lugar, hubiésemos tenido más posibilidades de haber estado más cerquita de traernos el galardón. Nos guste o no, esto es un mundo muy visual y el dibujante es quien más se deja ver.
De todas maneras es igual. Estoy muy contento con lo conseguido. Todo han sido buenas palabras y todo lo que me ha aportado Avery ha sido estupendo. Le estoy muy agradecido.

¿Qué le recomiendas a alguien que quiera empezar a escribir cómics?

PACIENCIA. Mucha. A la hora de hablar con dibujantes. A la hora de hablar con editores y, sobre todo contigo mismo…paciencia.
Y un borrador, claro.

¿Algún tebeo que hayas leído últimamente y puedas aconsejar por su guión?

Pues, con tu permiso, voy a apostar por caballo ganador. El Ala Rota, de Altarriba y Kim. Me lo recomendó de forma entusiasta Sush, el librero de Delirio. Gran amigo y en quien tengo bastante confianza en esto de las recomendaciones.
No voy a descubrir a nadie el talentazo de Altarriba, pero solo ver el título y descubrir el porqué de este, ya nos indica que estamos hablando de otro nivel. Esas son las ideas que me gustan encontrarme en las historias, las pequeñas sorpresas que me hacen sonreír y decir “qué bueno el tío este” y, no sé como lo hace, pero Altarriba las tiene todas el muy…. grande.

Pues hasta aquí este ‘Hablando con Angux’, a partir de ya mismo lo tenéis disponible en nuestra biblioteca para que lo podáis consultar cuando mejor os venga. Gracias a él por su implicación y su participación y a vosotras por haber llegado a este sitio.

 

Escribamos Cómics

EscribiendoCómics.com te da la bienvenida.

Buenos días, si has llegado hasta este sitio puede deberse a que estabas buscando alguna información respecto a la escritura de cómics, puede que hayas llegado por casualidad, puede que hayas venido a través de algún enlace perdido por el webmundo o simplemente tecleaste algo al azar y llegaste hasta aquí. Sea como fuere: ¡bienvenida! gracias por aumentar en uno el número de visitas.

¿De qué va todo esto?

Pues el nombre de la web creo que es bastante clarificador. Esto va de escribir cómics, nuestro propósito principal es generar un espacio centrado al cien por cien en la escritura de cómics a través de contar nuestra propia experiencia, realizar entrevistas, artículos, dar opiniones, tutoriales y lo que se tercie con tal de que tenga una relación directa con la actividad siempre maravillosa de escribir tebeos.

¿Por qué centrarse tanto en la escritura de cómics?

Esta no va a ser nunca una web en contra de nada, pero sí que tiene una misión muy clara: visibilizar la figura de los guionistas de cómic, dar a entender cuál es su trabajo, cómo es su forma de afrontar cada obra y tratar de profundizar en una profesión que me parece apasionante. Escribir cómics es algo increíble y la forma de escribirlos tiene tantas peculiaridades que se podrían llenar decenas de webs como esta.

¿Qué puedo encontrar?

De momento muy poquita cosa: este texto de presentación, una página dedicada a presentarnos brevemente y poco más. Eso sí, hemos puesto en marcha una biblioteca virtual, un espacio en el que iremos recopilando material de trabajo de los distintos autores que pasen por aquí. Tendremos diferentes herramientas previas a la escritura de guión: escaletas, fichas de personaje, sinopsis… También incluiremos guiones técnicos y su correspondencia en páginas finales y todo aquel material interesante que pueda servir como muestra del trabajo de un guionista de tebeos.

¿Me interesa participar, puedo hacerlo?

Por supuesto. Esto no es sólo una bienvenida, es también una invitación a formar parte de EscribiendoCómics.com. Si te interesa el mundo del cómic, especialmente su escritura. Si eres autor y te gustaría que te entrevisten. Si tienes un cómic que está punto de salir y te apetece hablar de él. Si quieres crear un tutorial para explicarnos tu método, si quieres aportar material para nuestra biblioteca o si sólo quieres saludar, puedes escribir a fernando@escribiendocomics.com. Te responderemos enseguida.