10 consejos para presentar un proyecto a editoriales

Una cosa que cada dos por tres me pasa es que no pocos autores en ciernes me escriben para preguntarme dudas sobre como presentar un proyecto a una editorial.

Bueno, pues por si sirve de algo, os cuento un par de consejos por aquí y así me ahorro tener que escribir lo mismo cada dos semanas varias veces.

1- Asegúrate antes de cuál es la línea o líneas editoriales de cada una de las editoriales a las que envías tu proyecto. Si consideras de entrada que en tal editorial o en tal otra no pega mucho; NO SE LO ENVÍES.

Te ahorrarás tiempo tú y se lo ahorrarás a los demás, y no hay nada que le siente peor a un editor que ver que le manden cosas a lo loco, sin molestarse siquiera en ver que coño es lo que publica.

2- Si envias el proyecto por mail a varios editores, no seas gañán y no se lo mandes a todos en un mismo mail.

Es un gesto feo que denota dejadez, así que no te extrañe si haciendo eso ni te contestan o te dan una respuesta negativa sin ni siquiera echarle un ojo a tu proyecto.

Será una respuesta acorde con tu demanda.

Esto debería caer de cajón por puro sentido común, pero ni os imagináis la de veces que ocurre; continuamente.

3- Si envías el proyecto a varias editoriales -¡por separado, recuerda!- ni se te ocurra comentar cosas en el texto que escribas en el mail tipo:

Os envío esto al tiempo que valoro también otras editoriales“.

Primero, ten en cuenta que quien va a valorarte a ti y a tu trabajo son ellos, tú no estás valorando nada; estás demandando valoración y aprobación.

Segundo; las editoriales ya dan por supuesto que se lo habrás enviado a otras también, no hace falta que lo especifiques.

4- Si la editorial X te contesta positivamente y te hace una oferta, pero tú preferirías publicar con la editorial Y, a la cual también le has enviado tu proyecto pero no contestan o no se deciden, ese es el momento de hacerles saber que otra editorial lo quiere.

Si tu proyecto les interesa de verdad se pondrán las pilas y te harán una oferta, y siempre podrás negociar mejores condiciones para ti con dos ofertas sobre la mesa que teniendo que acogerte a lo que caiga y punto.

5- No te dejes cegar por la ilusión y las ganas de publicar; no aceptes lo primero que te ofrezcan si no lo consideras justo o bueno para ti, te perjudicarás tú y también perjudicarás a otros aceptando malas condiciones.

A día de hoy hay más opciones que nunca para ver tu trabajo publicado, ya sea en papel o digital, y que este llegue a la gente, sin tener que aceptar condiciones chungas solo por la puta ilusión de verlo publicado.

6- Si un proyecto te lo han rechazado en los 15 sitios a los que lo has mandado es que igual NO funciona.

Párate a pensar que falla en él, aprende de los errores que detectes, y PREPARA UN PROYECTO NUEVO, diferente.

No insistas en algo que se te ha demostrado por activa y pasiva que no funciona o no interesa, aunque tus siete colegas te digan que eres el nuevo Frank Miller.

7- Ten siempre en cuenta que todos esos autores que admiras y lees han sufrido también rechazos, y en cambio ahí están; se hicieron preguntas y mejoraron y lo consiguieron, así que no te desanimes, el próximo puedes ser tú.

8- Incluye una sinopsis, será lo primero que lea el editor de turno, si le genera interés irá a ver que más hay en tu dossier, si no pasará de todo.

Así que asegúrate de redactarla bien y de que invite a seguir viendo cosas, media carilla de folio es más que suficiente, no cuentes tu vida en ella o lo que significa para ti esta obra, eso les da igual de entrada, créeme.

9- Incluye el guión completo.

Si además puedes añadir el storyboard completo de la obra mejor.

E incluir algo de diseño de personajes y tal siempre suma puntos y ayuda, aunque no es imprescindible.

10- De tres a seis páginas en arte final es más que suficiente para que un editor valore si le gusta e interesa lo que ve o no.

No necesitas dibujar el tebeo entero para mover el proyecto.

Asegúrate de que en esas páginas demuestras saber dibujar DE TODO, no sólo lo que te mola, si quieres dibujar superhéroes, por ejemplo, ten en cuenta que también vas a tener que dibujar supermercados, señoras de 70 años, paradas de bus, perros y gatos, niños… vamos, COSAS NORMALES, no solo tíos zurrándose y bases secretas.

Y ten siempre presente una cosa: EL OBJETIVO DE ESAS PÁGINAS ES SER LEÍDAS, no ser miradas.

No sé si me explico; cuida el storytelling y acuérdate siempre de que este oficio consiste en hacer que la gente lea.

Pretendes que te publiquen tebeos, no artbooks.

Si además de mover el proyecto te interesa ofrecer servicio como dibujante para otros proyectos que las editoriales puedan tener -esto pasa mucho; a veces no les interesa tu proyecto pero si les puedes interesar tú- incluye junto esas 3 a 6 páginas de muestra a arte final las versiones de estas a tinta y lápiz, para que vean el proceso. Igual no les gusta como coloreas, pero si tus lápices, nunca se sabe.

Y coloca ese material extra al final, tras las páginas finales, no antes. Es un extra, no lo principal que pretendes vender, que es un proyecto concreto.

Nada más, aguardo que os sean de ayuda estos consejillos, el resto está en vuestras manos.

¡Suerte y ánimo!

Advertisements

Eso de buscar editor ¿sabes cómo se hace? (I)

A raíz de la última entrada que publiqué en el blog, en la que daba algunos consejos para encontrar dibujantes para nuestros proyectos, fueron muchos los que comentaron: eso de buscar editor ¿cómo se hace?

Hay que entender algo antes de nada: no existen trucos infalibles para encontrar editor. No hay fórmulas mágicas, si las tuviese viviría de traficar con la información en garitos apestosos llenos de guionistas desesperados.

Al margen de esto, sí que existen una serie de recomendaciones que me parecen muy básicas y que pueden servir para afinar más la búsqueda. En esta primera entrada prefiero ceñirme única y exclusivamente al mercado nacional, para tratar otros mercados más adelante con la ayuda de gente mucho más experimentada que yo.

Vamos allá:

¿Sabes dónde te metes?

El mejor consejo que me dieron cuando empecé a mover proyectos por editoriales fue: trata de conocer de qué va el mercado antes de intentar meterte dentro.

El mercado nacional del cómic es pequeño, muy muy pequeño. Eso en cifras se traduce en que si eres un autor novel que está buscando su primera edición es muy posible que la obra que consigas publicar tenga una tirada de entre 500 y 1000 ejemplares.

Recuerda que lo que te van a pagar en concepto de derechos de autor, se calcula en base a esa tirada (ojo, esto si hablamos del método más usual, aunque existen otros métodos) y al precio de venta al público del cómic una vez impreso.

Pongamos un ejemplo rápido. Imagina que firmas un contrato más o menos standard con una editorial española que decide que hará 1000 copias de tu cómic y que va a venderlas a 10 euros.

La cifra total sobre la que se calcula tu adelanto viene de la estimación de que se venderá la tirada completa, es decir, 10000 euros a los que hay que descontar un 4 por ciento de IVA, por tanto nuestra cifra de partida es de 9600 euros.

De esos 9600 euros a ti como autor te corresponderá un 10 por ciento en concepto de adelanto de royalties. O sea, que la editorial te va a pagar como si ya se hubiese vendido toda la tirada. Te pagará 960 menos un 15 por ciento de IRPF.

Resumiendo, en un contrato standard puede que ganes cerca de mil euros por hacer un cómic. Por eso es fundamental que sepas muy bien cómo son estas condiciones antes de nada.

Cuidado, este es un ejemplo de “condiciones normales” basado en lo que yo me he ido encontrando y en lo que se han ido encontrando colegas y compañeros. Ten en cuenta que si las tiradas son mayores, los adelantos son mayores (aunque es raro que en España se saquen más de cinco mil ejemplares de casi nada).

A lo que voy con todo este lío de números es a lo siguiente: antes de pensar que una vez que consigas editar se acabarán tus problemas y serás rico y famoso, debes tener muy claro que las cifras reales que se manejan en este mercado son como estas o con ligeras variaciones en función de tu trayectoria, tu numero de fieles seguidores y tu capacidad de producir a mayor o menor velocidad.

Con esto no pretendo ni desanimarte ni decirte que pelees por tus sueños como si fueses un príncipe de la Disney. No. Solo te recomiendo que intentes saber cuánto dinero se mueve en el mundillo antes de pensar que si publicas ya puedes empezar a construirte un chalet en Fuengirola.

¿Sabes quién es quién?

Muy bien, ahora ya sabes que en este oficio no se mueven unas cifras astronómicas. Aún así, por lo que sea, estás decidido y quieres seguir buscando una editorial en territorio nacional. Muy bien. Pues yo te diría que lo primero que tienes que hacer es preguntar a todo el mundo por sus contactos. Escribe a todo el que conozcas que guarde cierta relación con el mundo del cómic y dile que te pase un listado ordenado de todos los correos de editoriales que tenga.

Vale, no, es broma. Eso no lo hagas.

Puede que en algún momento sí que sea bueno recurrir a compañeros para pedir contactos, pero aún no estamos en esa fase. Antes de nada toca seguir estudiando.

Te recomiendo que te leas el informe anual sobre la situación del cómic en España que publica Tebeosfera. ¿Por qué? pues porque en un solo documento podrás responder a cosas como: ¿Cuántos cómics se publican en España al año? ¿Qué editoriales los editan? ¿Son licencias compradas de otros países o son producto nacional? ¿Son obras de primeros autores o de autores con gran trayectoria? ¿Cuáles son las temáticas de esos cómics? ¿Cuáles son las editoriales que más cómics publican cada año?

Es decir, en apenas cien páginas, verás desglosado un paraíso de información referente al funcionamiento de eso que se llama “industria del cómic en España”. Y créeme, ese informe, bien leído, te permitirá saber más del mundillo editorial que cualquier hilo de Facebook, que cualquier comentario suelto de alguien enfadado o que cualquier post de Escribiendo Cómics.

¿Sabes a quién mandar tus cosas?

Ya conoces mogollón de cifras. Si has ido siguiendo los pasos hasta aquí ya sabes lo que puedes ganar y muchos de los números del mundillo. ¿Y ahora qué? ¿Pides ya los correos a tus compis? No, espera un momento, no seas ansioso.

¿Por qué no pruebas a montar tu propia hoja de contactos?

¿Pero si la puedo conseguir sin ningún esfuerzo, por qué demonios iba a hacer algo así? Ay… si tienes razón, si la verdad es que cuanto más fácil sea todo, mejor. Pero, pongámonos filosóficos: había un señor con bigote que decía que la verdadera felicidad reside en enfrentarse a las dificultades y superarlas con nuestros propios actos. Aplica esto a crear tu propia hoja de contactos y serás un autor llenísimo de algarabía y regocijo.

Un poco más en serio. Si hablo de crear tu propio listado de editoriales en vez de recurrir a un excel que te pase alguien es por una sola razón: buscando las direcciones es muy posible que tengas que visitar webs y eso, querida amiga, hará que puedas conocer un poco más a qué demonios se dedica cada empresa antes de enviarles nada. 

¿Qué pesaditos os ponéis en Escribiendo Cómics con conocer cosas? ¿No os estáis pasando de cansinos? ¿Por qué no publicáis una lista de contactos y dejáis de dar la turra con qué hagamos nosotros las cosas?

Pues, que quieres que te diga, somos así, de naturaleza cansina. Avisé al principio que no hay formulas mágicas. Ahora añado: no hay atajos, ni trucos, ni puentes, ni enchufes, ni milongas.

¿Quieres encontrar editor? Perfecto. Yo también, de hecho lo busco unos 11 meses al año. ¿Cómo lo hago? Pues como siempre, mando mails a los sitios en los que creo que puede encajar mi proyecto y, si recibo una negativa, al menos sé que tengo el contacto para otra ocasión.

Eso sí, ten en cuenta dos cosas muy importantes: la primera es que si tienes la posibilidad de conocer a los editores en persona, todo será mucho mejor. Puedes buscarlos en los salones del cómic que se realizan por todo el país (al de Barcelona suelen acudir prácticamente todos), acercarte, decirles hola y hablar con ellos y enseñarles cosas (preferiblemente cómics).

¿Pero en pleno siglo XXI siguen siendo necesarias las relaciones humanas? Bueno… a ver, no son imprescindibles al cien por cien, pero facilitan mucho las cosas. Cualquier acuerdo será más rápido y más directo en persona que a través de una inmensa cantidad de preguntas y respuestas por correo electrónico.

Ahora bien, está claro que no podemos estar desplazándonos continuamente cada vez que queramos enseñar un proyecto, ya digo que es muy recomendable el acercamiento y el contacto “real” o “desvirtualizado”, pero vaya, que hay veces en las que no se puede y ya está.

La segunda cosa importante a tener en cuenta es: ¿sabes esos callejones oscuros y malolientes que tienen aspecto de ser muy chungos y de que te pueden apuñalar en cualquier momento? ¿conoces un montón de historias acerca de esos callejones y como allí se la jugaron bien jugada a Fulanito y a Menganita? ¿sí? ¿ya has leído entre líneas o necesitas que sea un poco más explícito?

Imagina que esos callejones son editoriales de dudosa honorabilidad o incluso de esas que deciden que en vez de pagarte como autor te van a cobrar por publicar. A ver, solo hay un mensaje claro: ¡Huyeeeeee! ¡Corre todo lo que puedas! ¡No mires atrás o serás atrapado por algo más malo que Sauron, el Joker y el Doctor Octopus juntos!

O dicho de otra manera: ningún callejón se gana la fama de sucio, peligroso y malrrollero a base de chismes y rumores. Puede que sí que haya ciertas leyendas urbanas que se magnifican, pero, de verdad, ten cuidado.

En resumen

Siento mucho si alguien llegó hasta este post buscando trucos mágicos o estrategias inmejorables para convertir todos sus proyectos en realidades editoriales. Yo no sé nada de eso, solo soy un pobre guionista que hace lo que puede.

En cualquier caso, si alguien conoce de verdad esos trucos le ruego que me los envíe a fernando@guionistadebarrio.com, estoy dispuesto a pagar grandes sumas de dinero virtual por ellos.